Destacadas Sucesos

Abandono y deterioro están destruyendo el Auditorio del Bicentenario

Artemio Nava García

Por no invertir 50 mil pesos anuales en mantenimiento, se requerirán millones para su rehabilitación.

Morelia, 19 de julio de 2017.- La falta de mantenimiento en los dos últimos años, está a punto de convertir al Gimnasio Auditorio del Complejo Deportivo Bicentenario en un “elegante blanco”, ya que el techo presenta una serie de grietas, y en el interior, el agua está por destruir la infraestructura de tablaroca, comienza a minarse por las gradas y estructuras de concreto, además de crear focos de infección al no tener una salida adecuada.

El espacio inaugurado el 2 de agosto de 2012, inició su construcción en 2009 en tres etapas y requirió una inversión de 190 millones de pesos, da cabida a más de 6 mil espectadores, es el edificio más emblemático del Complejo Deportivo Bicentenario y su diseño le permite funcionar como arena o gimnasio y también ser escenario de conciertos, conferencias y presentaciones.

El escenario que llegó a albergar varios eventos deportivos de nivel nacional, congresos mundiales de actualización en Cultura Física y diversos aspectos del deporte, de funciones de box y lucha libre que se transmitieron por Televisa y TV Azteca, reuniones de carácter sindical y religioso que en su momento lograron hacerlo autofinanciable y uno de los mejores escenarios deportivos del país, hoy luce desolado, con evidencias de destrucción en sus alrededores e interior y con un fuerte olor a descomposición.

Desde su construcción, anualmente se daba mantenimiento a las bandas de plástico que unen las láminas del techo del auditorio; por las condiciones climatológicas, dichas bandas presentan grietas y fisuras, las cuales eran cubiertas con silicón y una capa de impermeabilizante.

Dicha labor era realizada por el propio personal sindicalizado del Instituto Municipal de Cultura Física y Deporte adscrito a dicho complejo y requería una inversión de 35 a 50 mil pesos anuales.

Con la llegada de la administración independiente, en 2016 no se dio el mantenimiento correspondiente bajo el argumento de “no estar en el presupuesto” y “no contar con recursos”, con lo que las lluvias comenzaron a causar estragos, las grietas comenzaron a conservar humedad que con el sol se expandieron.

Para este año, el segundo director del IMDE en la actual administración, Francisco Chávez Ibarra, tuvo conocimiento del problema y comenzó la gestión de recursos, pero solo estuvo 57 días en el cargo, por lo que el mantenimiento quedó en el limbo, mientras las grietas crecían de tamaño.

Con la llegada de las lluvias inició la labor destructiva del agua, por las grietas comenzó a caer sobre las estructuras de tablaroca que se encuentran a la entrada principal del auditorio, en las varias oficinas que prácticamente son ya inservibles, techos de baños, vestidores, la caseta de sonido es ya inoperable; durante el último mes y medio, diariamente se levantan metros cuadrados de material.

Pero no solamente la tablaroca es afectada. La inusual cantidad de agua se ha quedado estancada en gradas y pasillo; en el caso de las primeras, las estructuras verticales comienzan a mostrar daños por las filtraciones y en los pasillos, los encharcamientos son ya foco de infección por mosquitos y el propio estancamiento, desprendiendo olores fétidos.
Hasta el sistema eléctrico es afectado por la falta de mantenimiento; el agua a comenzado a entrar en ductos y tuberías provocando corto circuitos y daños en lamparas y focos, además de conflictuar al sistema de generación de iluminación.

Todo ello ha llevado a que el escenario que cada fin de semana e incluso en días intermedios, tenga actividad; la última que registra fue la semana pasada en una graduación escolar que terminó en un perfecto desastre con la precipitación pluvial, donde alumnos, maestros y padres de familia no tenían donde refugiarse de las goteras, optaron por abandonar el inmueble “porque había más agua adentro que afuera”.

Una organización religiosa que desde su apertura realizaba sus congregaciones, optó por buscar otro lugar, las organizaciones sindicales también ya analizan otros escenarios para sus asambleas y no hay esperanzas de que vuelva a ser escenarios de los congresos deportivos que en antaño se celebraban, ya que se habla de una inversión superior a los 2 millones de pesos para su rehabilitación.

Lo que no dicen, pero se percibe de los candidatos