Destacadas Especial Morelia

El mole, la pantalla para convertir a Santa María en cantina

El mole y sus cocineras

El mole, sólo un pretexto para vender alcohol

La festividad en Santa María de Guido se ha ido desvirtuando, hoy el espacio para disfrutar de la muestra gastronómica del mole es un reducido pasillo sobre la vía pública, mientras que los puestos con venta de cerveza y bebidas alcohólicas ocupan espacios alrededor del kiosko de la plaza, así como la venta de garnachas; las cocineras del mole son únicamente un pretexto para que la tenencia se convierta en una gran cantina con jugosas ganancias para quienes rentan los espacios.

Juegos mecánicos en espacios reducidos, puestos sin medidas de seguridad uno tras otro, vehículos tapando las cocheras y el nulo espacio para caminar reflejan la pésima organización, y lo alejado de un evento familiar que atraiga a visitantes más allá de las fronteras de la propia tenencia.

Otra muestra de que el negocio es para unos cuantos se refleja en que la exhibición gastronómica del mole sólo se presenta durante dos días, mientras que la venta de alcohol, comida chatarra y juegos mecánicos acapara dos semanas de agosto.

width=

¡En Vivo!